La puerta

Por qué me llenaba de tanto temor mirar hacia la puerta de mi dormitorio? Sabía que estaba abierta, que lo único que iba a ver a través del marco era parte de un largo corredor de mi casa o era sólo lo que quería creer.  La duda embargaba mi cabeza, preferí mantenerme cobardemente escondido bajo las sábanas de mi cama.

“Eso” o como prefieran llamarlo sentía que cada vez se acercaba más y más.  Mi cuerpo repentinamente se paralizó, no podía ni tan siquiera pestañear, incluso respiraba con dificultad mientras que el ambiente se cargaba de electrones con una rara intensidad.

Y que si lo enfrentaba, y que si le preguntaba a este ser que quería de mi; pero y que si el solo existía en mi imaginación, en mi cabeza.  Tal vez fuí yo mismo el que lo creó dándole alas a mis temores.  La única manera de enfrentar lo que pasaba era mirar hacia la estúpida puerta.   Mi corazón y mi cuerpo ya no aguantaban más presión… Al parecer estoy solo sugestionado con tanta basura que uno suele ver en TV o simplemente es el stress por el que paso a diario (me decía a mi mismo).

Durante varios minutos trataba de justificar lo que me estaba sucediendo y pensaba:
Dios, que cobarde que soy ante estas situaciones, pero sé que puedo enfrentarlo!!
Al casi convencerme a mi mismo de encarar la situación, suavemente estaba dando la
vuelta en mi cama, destapando poco a poco mis ojos para finalmente mirar hacia la bendita puerta que me martirizaba, pero segundos antes de hacerlo sentí una cálida respiración a la altura de mi cuello; que prácticamente me congeló los huesos y la impresión del suceso fue tal que por reflejo abrí los ojos mirando directamente a la puerta, si, si, como lo oyes, mirando a la famosa puertaaaaa!   Y que crees?? Respire profundamente al descubrir que no había absolutamente nada.  Sólo vi parte del corredor de mi casa.

Pero que hay de aquel aliento escalofriante que sentí atrás mío??  El no ver nada en la puerta me lleno de agallas para mover rápidamente mi brazo hacia atrás (preferí no mirar) y tratar de encontrar lo que había respirado prácticamente encima mío.
Grande fue mi sorpresa al descubrir que no había nada.  Mis dedos únicamente palparon un gran vacío, tal vez un vacío casi tan grande como cuando perdí mi bella esposa hace mas de seis meses.

Lo que sucedió esa noche, sigue siendo un evento inexplicable, lo único cierto es que no puedo cambiar el hecho de sentir pánico en las noches, pero sobre todo no puedo cambiar el hecho que perdí a mi esposa.

Y tú?  Qué perdiste al leer esto?  Tal vez la tranquilidad al dormir.  O puedes perder algo más?  Quizás sin darte cuenta ya eres parte de esta historia, eres el flamante protagonista de una segunda parte.
Yo de ti, cerraría la puerta de tu habitación esta noche.

About Amadeus Urban

I am what I am Sólo soy quien soy
This entry was posted in attraction, ficcion, horror, terror, Uncategorized and tagged , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s